Los ucranianos en la Guerra Civil Española: parte 1 – a favor del bando republicano

Los ucranianos en la Guerra Civil Española: parte 1 – a favor del bando republicano
el 18 de octubre de 2016.

Hace 80 años empezó la Guerra Civil Española desencadenada por dos bandos: republicano y falangista. Para el mundo esa lucha era un símbolo: unos apoyaban a los demócratas progresivos y su lucha contra “nacionalistas de pocas luces”, otros la tradición nacionalista que defendía del comunismo internacional “los intereses de la nación”.

Con todo esto un montón de gente extranjera llegaba a España para combatir a favor de bando cuyos intereses parecían justos. Los ucranianos no estaban al margen y una vez empezada la Guerra Civil llegaron a participar en ella.

UCMC publica la versión resumida del artículo de Istorychna pravda.

Acusados de fascismo

Utilizando los medios de comunicación de aquel entonces el poder soviético en numerosas ocasiones mencionó la participación de los soldados ucranianos del Ejército Rojo que luchaban “contra nacionalistas de extrema derecha del General Franco”. Entre otros el poder soviético honró a siete soldados con el título Héroe de la Unión Soviética. Al mismo tiempo de vez en cuando anunciaban la participación de los ucranianos voluntarios fuera de la Unión Soviética.

Aunque en agosto de 1936 unos de los primeros quienes se fueron a la defensa de Madrid eran 37 hombres nativos de Ucrania de Oeste. En aquella época trabajaban en Bélgica y Francia.

Luego salieron ilegalmente cruzando la frontera entre antiguos Polonia y Checoeslovaquia desde Galicia de los Cárpatos y Volinia a España más 180 voluntarios ucranianos. Según Oleksandr Rodimtsev, el general soviético y participante de la Guerra Civil Española, el número de los nativos en Ucrania de Oeste en las Brigadas Internacionales alcanzaba unas mil personas. Ante todo eran  seguidores de las ideas izquierdas. Éstos no podían permanecer ni en la URSS, ni en Polonia por su posición proucraniana.

En 1938 el comité ejecutivo del Partido Comunista de la URSS disolvió el Partido Comunista de Ucrania de Oeste. Como si los agentes de los fascistas hubieran tomado por fuerza el poder en el Partido. El 8 de julio de 1937 en la base de los ex miembros de este partido fundaron la compañía militar Shevchenko (Taras Shevchenko es un poeta ucraniano famoso) que formaba parte de 13 Brigada Internacional Yaroslav Dombrovskyi y hacía guerra contra los franquistas.

Compañía Shevchenko

Su primer comandante era Stanislav Tomashevych, un bielorruso, su adjunto Pavló Ivanovych, un obrero ucraniano de Francia. Pero considerando que el cuerpo de varias Brigadas Internacionales lo formaban los representantes de distintas naciones, en la compañía Shevchenko, además de ucranianos y bielorrusos, combatían muchos polacos y españoles.

Al mismo tiempo muchos ucranianos formaban parte de otras compañías de las Brigadas Internacionales. Por ejemplo, seis ucranianos, junto con los representantes de otras 20 naciones, combatían en el batallón de Chapaiev. Unas decenas de los ucranianos del ejército anarquista de Néstor Majnó (personalidad política y militar ucraniana de la Guerra Civil Rusa) militaban en el 4º batallón de la 13ª Brigada Internacional Mickiewicz Palafox.

El investigador Nikolay Platoshkin constató que 498 soldados de las Brigadas Internacionales que habían llegado a España de Canadá provenían de Ucrania de Este y de Oeste.

d2c61be-vencer-1936

De los cárceles al frente

El bautismo de fuego de la compañía Shevchenko tuvo lugar en el frente cerca de Brunete, al oeste de Madrid. Junto con la compañía Mickiewicz los ucranianos relanzaron un ataque de la caballería marroquí y atacaron las posiciones fortificadas de enemigo cerca de Villafranca del Castillo y Romanillos.

Durante las batallas encarnezidas los ucranianos habían perdido casi la mitad de su cuerpo, pero vencieron. Hay que mencionar que el número de los soldados no se disminuía: a los fallecidos los sustituían por el reemplazo desde Ucrania, incluso de los cárceles. Por ejemplo, en mayo de 1937 desde la cárcel en la ciudad Dubno a España huyeron Dmytró Zajarchuk y Symón Kraievskyi.

En el frente de Aragón los ucranianos se enfrentaban con las tropas regulares de Italia. El 25 de agosto de 1937 la compañía ucraniana se adentró a la retaguardia de enemigo a 10 kilómetros, apoderándose de sus fortificaciones. El mando de la Brigada y de la comisaría general de las Brigadas Internacionales señaló los méritos de guerra del grupo ucraniano. A finales de 1937 la compañía empezó a publicar su propio periódico Borotba (Lucha) en ucraniano, muy popular entre los soldados. El periódico contenía muchas obras de Taras Shevchenko y materiales relacionados.

Desangrados

 En inviermo de 1937 – 1938 el grupo combatió por la ciudad de Teruel en la Sierra Quemada. Como resultado se apoderaron de muchos cañones y camiones del enemigo. Los hermanos Kraievskyi (Polikarp y Symón) tomaron una ametelladora, otra la destruyeron, y mataron soldados. Durante esta operación falleció el comandante Tomashevych, comisario político Sieradzkyi y Polikarp Kraievskyi.

Ya en marzo de 1938 la Brigada Internacional compuesta por la compañía ucraniana realizó los combates defensivos duros en el frente de Aragón: cuatro veces rompieron el bloqueo y relanzaron el enemigo en las colinas cerca de Caspe. Durante aquellos combates fallecieron nuevos comandante (Stanislav Voropay) y comisario político (Symón Kraievskyi).

Después la compañía devolvió al frente de Aragón y fallecieron tres siguientes comandantes – Myjaylo Lytvýn, Yan Gatsek y Pavló Ivanovych, y comisario político – Iván Grytsiuk. Entre los fallecidos estaba un redactor del periódico. El 4 de septiembre de 1938 este destino repitió su sucesor.

El final de la guerra

 En el frente de Aragón los voluntarios ucranianos resisitieron incluso bajo los bombardeos aéreos incesables y ataques de las tropas terrestres. Por eso el mando señaló un alto nivel de la combatividad de la 13ª Brigada Internacional, las campeadas y contraataques frecuentes y su habilidad de exterminar a los tanques.

El 28 septiembre de 1938 para la compañía Shevchenko se terminó la guerra. El Gobierno republicano de España publicó un decreto sobre la retirada de las brigadas internacionales por la renuncia del apoyo alemán e italiano por la parte del bando sublevado.

Cuando el 28 de octubre en Barcelona tuvo lugar una despedida solemne, los españoles y catalanes cubrieron de flores los soldados de las Brigadas Internacionales. En casa a los ucranianos les aguardaban los gendarmes polacos para encarcelarlos en los campos de concentración.

Guardia blanco

Por lo demás, los ucranianos participaron en la guerra no solo en el grupo Shevchenko. Es sabido que en España a favor del bando republicano combatía Kostyantýn Korenevskyi, el capitán y guerrero del ejército de la República Popular Ucraniana, quien llegó a España desde Francia. Primero era jefe de Estado Mayor de la 14ª Brigada Internacional, después de la 35ª División Internacional bajo el mando de General Walter (Karol Swierczewski, un militar polaco). Rodión Malynovskyi, un ucraniano de Odesa y futuro Mariscal de la unión Soviética que durante la Guerra Civil Española era Consejero Militar del Comandante del 3 Cuerpo del Ejército español, afirmó: “Korenevskyi era un hombre de un valor enorme, luchaba con abnegación contra los falangistas”.

A propósito, en diciembre de 1936 cerca de Teruel, falleció casi por completo un grupo de los ex blancos. Con todo eso eran agentes de los servicios de inteligencia soviética que ayudaban a unos cientos de los blancos a alcanzar España desde Francia, Checoeslovaquia, Bulgaria e Yugoslavia. Los agentes soviéticos ejercían el decreto de Stalin del 19 de enero de 1937.

Participando en la guerra en la península Ibérica los ex soldados del ejército de Denikin y Vrangel (los jefes militares del Movimiento Blanco durante la Guerra Civil Rusa) debían demostrar su fidelidad al “pueblos trabajadores” de la URSS y merecer el derecho de regresar a la Patria. Pero también los guardias blancos ucranianos combatían en las filas del ejército sublevado.

Compartir en redes sociales

Twitter