Los ucranianos en la Guerra Civil Española: parte 2 – a favor del bando sublevado

Los ucranianos en la Guerra Civil Española: parte 2 – a favor del bando sublevado

Parte 1 – a favor del bando republicano

Hace 80 años empezó la Guerra Civil Española desencadenada por dos bandos: republicano y falangista. Para el mundo esa lucha era un símbolo: unos apoyaban a los demócratas progresivos y su lucha contra “nacionalistas de pocas luces”, otros la tradición nacionalista que defendía del comunismo internacional “los intereses de la nación”.

Con todo esto un montón de gente extranjera llegaba a España para combatir a favor de bando cuyos intereses parecían justos. Los ucranianos no estaban al margen y una vez empezada la Guerra Civil llegaron a participar en ella.

UCMC publica la versión resumida del artículo de Istorychna pravda.

 Un as de la aviación

Después del fracaso en la lucha contra el autoproclamado Gobierno de bolchevique, en Ucrania empezó una ola de la emigración en masas de la gente desconforme con el régimen nuevo. Las filas de los emigrantes contenían Vsévolod Márchenko, nativo de Polillya, ex piloto de hidroavión en la Armada Imperial Rusa. En España, durante la dictadura del general Miguel Primo de Rivera, fue empleado de la aviación civil. Más tarde, al obtener la nacionalidad española, empezó a dar clases en la Escuela de pilotos en Albacete.

9b35db7-0

En 1931, después de la proclamación de la Segunda República Española, los oficiales republicanos nombraron a Márchenko director del Aeropuerto Madrid-Barajas. En 1933 el partido republicano perdió las elecciones y el ucraniano volvió a ser piloto civil.

Pero ya al día siguiente después del golpe de Estado de julio de 1936 encabezado por el general Mola, Márchenko se incorporó a las filas de Aviación Nacional. El piloto llegó a ser teniente. Márchenko pilotaba un Junkers Ju 52, luchando contra “comunismo, ateismo y anarquía” mano a mano con el hermano del  General Franco, Ramón.

El 13 de septiembre de 1937 el avión de Vsévolod Márchenko fue abatido durante un vuelo nocturno sobre el territorio controlado por las fuerzas republicanas. El piloto se escapó, pero fue matado en su camino al lado falangista.

La emigración blanca se pone las pilas

Los ucranianos de emigración tomaron la revolución en España por una noticia buena, pero no se ponían a ayudar a los rebeldes españoles.  Solo el 25 de octubre de 1936 el teniente general Yevguén Miller llamó a participar a los miembros de la Unión Rusa de Armas. Su decisión provocó la llegada de los especialistas soviéticos en la península Ibérica. El llamamiento de Miller dividió la comunidad de los emigrantes: su otro líder, general Denikin, apoyaba a Franco, pero se oponía a participar en la guerra.

A la vez, el mando del bando sublevado resistía de todas formas a la incorporación a filas de su ejército de los voluntarios extranjeros en masas (por la falta de los recursos financieros para la transportación y entrenamiento, razones de seguridad, etc) y no dejaba entrar a los deseosos a través de las fronteras con Francia y Portugal.

Los oficiales dirigían los voluntarios del antiguo Imperio Ruso a los tercios llamados Requetes. Eran formaciones paramilitares ideológicas, formadas por vascos, navarros y carlistas, cuyo lema era: Por Dios, por la Patria y el Rey. Los ex soldados del ejército blanco compartieron estos principios, por tener propios: Por la Fe, el Zar y la Patria.

En 1937 el general Franco encanezó el Movimiento y ordenó a los Requetes que se integraran en el Ejército Nacional bajo su mando.

En su día, Mykola Shynkarenko, nacido en los territorios ucranianos étnicos en Rusia y del origen ucraniano, era general del Ejército Voluntario durante la Guerra Civil Rusa. Junto con otro oficial blanco, Antón Yaremchuk, Shynkarenko había respondido al llamamiento de Miller y llegó a la península para hacer guerra. Durante la guerra Shynkarenko fue teniente.

9033e7d-2

Al acostumbarse, Shynkarenko empezó a escribir cartas a Franco. Sus discursos contenían una solicitud de crear una unidad especial para los ucranianos. Así como Shynkarenko era ex artillero, prefería este tipo de tropas. La creación de la unidad especial ucraniana tenía el objetivo de atraer a los voluntarios nuevos. Además, pedía que Franco concediera a una serie de sus camaradas y él mismo los rangos militares más apropiados, considerando los títulos anteriores y experiencia militar.

El 5 de agosto de 1937 Shynkarenko anunció la petición personalmente a Franco durante un encuentro en Zaragoza. Pero el diálogo de dos generales no salió bien: el Caudillo rechazó la petición. Según su orden, el ucraniano hacía el servicio militar posterior en la Legión Española, uniéndose a otros ucranianos. Franco concienciaba las discrepancias ideológicas con estos rusos: compartían la afirmación de los nacionalistas que la Guerra Civil era una Cruzada contra comunismo, pero no apoyaban el establecimiento de una tiranía. Por eso no quería que España se convirtiera en un campo para el renacimiento del Ejército Blanco.

Los soldados de la UNR

La participación de los ucranianos no se limitaba a los ex guerreros del Ejército Blanco. No podemos olvidar de los combatientes del Ejército de la Republica Popular Ucraniana (UNR). Este hecho comprueba un documento encontrado en los archivos militares de Ávila: Volodymyr Bielynskyi, teniente de reserva del Ejército Popular Ucraniano, presentó una petición para que General Franco le concediera el cargo correspondiente y lo inscribiera en la División Flechas Negras. Bielynskyi obtuvo la respuesta negativa, motivada por su extranjería. Como si exclusivamente los españoles tuvieran derecho de militar en la División.

“La motivación es muy dudosa, afirma Jesús Flores, historiador y coronel de reserva. Las Flechas Blancas era división mixta, formada por oficiales italianos, es decir, extranjeros”. Según Flores, en el ejército es una práctica muy frecuente cuando un escribiente, Don Nadie, se convierte en un árbitro de los destinos. “Es la única explicación de la respuesta negativa”.

De acuerdo con los datos, varios oficiales del Ejército de la UNR insistían en que durante el registro  indicaron su nacionalidad como ucraniana. Éstos se calculaban de una y media decena de personas. Entre las personas inscritas como rusos estaban no más de 130 personas. Un tercio falleció antes del final de la guerra. Hay que mencionar que una parte de los rusos eran ucranianos en realidad. Ya que los españoles solían indicar como rusos a los nativos de la Europa del Este, sin precisar su nacionalidad.

Después de la guerra

Iósif Stalin no perdonó a Yevguén Miller sus acciones durante la guerra. El 22 de septiembre de 1937 los agentes de la URSS en Francia secuestraron a Miller y lo trasfirieron a Moscú. El 11 de mayo de 1939 Yevguén Miller fue fusilado.

Un mes antes del fusilamiento, el 1 de abril de 1939 el Caudillo declaró desde Burgos, entonces capital de España: “En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, las tropas han alcanzado sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado”.

Una parte de los voluntarios dijo adiós a las armas después de la guerra. Durante la guerra Mykola Shynkarenko fue herido seis veces, por eso recibía pensión como teniente del Ejército español. Se fue a vivir a San Sebastián donde vivió hasta su muerte (1968).

Otra parte, más numerosa, como un alferéz Kostyantýn Goncharenko, siguió luchando contra el comunismo durante la Segunda Guerra Mundial en las filas de la División Azul. También había otros casos individuales, como el ruso Igor Zajarov, quien se unió al Ejército de Vlasov (una unidad militar antisoviética durante la Segunda Guerra Mundial que hacía guerra a favor de Alemania). A final de su servicio obtuvo el cargo militar de coronel. Después de la guerra emigró a Austria. Se admite que siempre llevaba en su uniforme alemán una distinción militar española – la Cruz de Guerra.

Pero a diferencia de Goncharenko, que murió en una batalla el 21 de marzo de 1942, la mayoría volvió a España y vivía hasta sus últimos días allí, obteniendo la nacionalidad.

Compartir en redes sociales

Вконтакте Twitter
Más noticias por tema