Alguien voló sobre el nido de Zozulya: los hechos importantes sobre el conflicto de los ultras de izquierda españoles con un futbolista ucraniano

Alguien voló sobre el nido de Zozulya: los hechos importantes sobre el conflicto de los ultras de izquierda españoles con un futbolista ucraniano

La historia de amor del futbolista Román Zozulya con el equipo madrileño Rayo Vallecano duró solo algunos días: un traspaso en el último día de la ventana de transferencia, una impensada reacción negativa del público madrileño y su regreso instantáneo al Betis. Parece una  situación bastante extraña si no vamos a profundizar nuestros conocimientos. Pero ya un poco de información aclara todo.

No se equivoca, llamando a la hinchada del Rayo una ciudadela del movimiento de extrema izquierda de la capital española. La negativa definitiva por los ultras del ucraniano era una consecuencia de una imagen creada por los medios de comunicación españoles como un partidario de neonazismo y de las unidades de extrema derecha. Ha sido un conflicto ideológico poco conocido en Ucrania por la falta de la madurez, cuyas muestras mucha gente prefiere ignorar. 

UCMC propone llegar a comprender las tesis claves de la situación hecha entre la comunidad de los ultras y el jugador de la selección ucraniana:

  1. El tridente no es un símbolo nazi. Exactamente el escudo estatal ucraniano lanzó todo: el verano pasado la llegada al aeropuerto de Sevilla de Román Zozulya con una camiseta estampada con el escudo marcó los cimientos para el escándalo futuro. No se sabe si los periodistas españoles no son profesionales por ver en uno de los símbolos nacionales las señas del neonazismo y por ser no capaces de encontrar los datos necesarios en la época del Internet o por crear su propia verdad intencionalmente. En cualquier caso luego eliminaron la información falsa sobre el ucraniano después de una declaración del Betis. Pero nadie es capaz de borrar las consecuencias de su actividad.

Para el futuro queremos avisar que la bandera ucraniana no tiene nada que ver con el neonazismo.  Tenemos en cuenta tanto la bandera azulamarilla como la rojinegra. Tampoco el himno de Ucrania tiene por objetivo la modificación de las fronteras administrativas existentes.

  1. La ayuda al Ejército. A principios de 2016 Román Zozulya vendió su medalla de la Liga Europa de la UEFA por 210 mil gryvnas (alrededor de 7,5 mil euros de aquel entonces). El futbolista donó el dinero para las necesidades del Ejército ucraniano. Además, no podemos olvidar la actividad de la organización benéfica de Zozulya llamada Narodna armiya (Ejército popular), su visitas a los soldados en el frente y en un hospital militar.

Durante una de las visitas se tomó una foto utilizada por los medios de comunicación y por los ultras de corto alcance de los franjirrojos: Zozulya posa ante cámara sosteniendo en las manos un fusil de asalto. Poca gente podría resistir la tentación de probar un chaleco antibalas, un uniforme militar o tomar en las manos un fusil de asalto para hacer una foto conmemorativa. Otra foto del  frente es más convincente.

foto-1

Por eso hay que plantear una pregunta: ¿acaso es posible acosar a una persona por ser un patriota y tener una posición cívica activa en los tiempos de la guerra? Que todo el mundo responda para sí.

  1. Rastro ruso. También Narodna armiya ya expresó su apoyo a Zozulya. Según su información, entre los ultras del Rayo participaban personas de extrema izquierda venales. Desde el año 2014 los mismos ultras participaban en las marchas antiucranianas venales en varias ciudades de España. Tanto los activistas rusos como prorrusos de las formaciones de extrema izquierda organizaron estas marchas.
  2. La reputación positiva en el Betis. Durante cinco meses el ucraniano no alcanzó a convertirse en un jugador importante para el equipo andaluz, participando solo en seis partidos. Pero este hecho no obstaculizó la acomodación del jugador. “Hemos asistido a un linchamiento público de un futbolista, cuyo comportamiento profesional y personal desde su llegada a este vestuario ha sido intachable”, dice el comunicado de los jugadores del Real Betis. “Todos deberíamos reflexionar sobre lo fácil que es hacer daño gratuito. Por nuestra parte, manifestamos todo nuestro apoyo a Román y a su familia. Todos somos Zozulya”.
  3. La sociedad apoya a Zozulya. En pleno conflicto tanto los compatriotas de Zozulya como los españoles le expresaron al jugador su apoyo. Los ucranianos de los Pirineos organizaron un acto flash mob de apoyo en las redes sociales: durante un día la gente ponía entre los elementos de su ropa el escudo ucraniano y subía las fotos en las redes sociales.

Además, en las páginas web españolas los hinchas de otros equipos reprobaron las acciones de los ultras rayistas: “Yo lo único que he visto en este jugador es una camiseta con el escudo de Ucrania, su país, y él lo que ha manifestado siempre es que apoya al ejército de su país en la guerra contra el invasor ruso que se quiere apoderar de un buen trozo de su país, lo que cualquier persona normal haría”; “Lamentable episodio de nuestro fútbol. Mucho más grave que lo de los árbitros. Discriminar a un trabajador por sus ideas privadas es digno de una demanda laboral. Si yo fuera él, demandaría por discriminación”, etc.

  1. El Rayo le propone a Zozulya regresar al equipo. La Asociación de Futbolistas Españoles ya empezó una investigación. Es probable que inicie una causa penal contra los ultras. Es dudoso que los hinchas del Rayo alcancen a salvarse de la penalización. Al mismo tiempo, el club trata de proteger su propia reputación y aislarse de las acciones de los ultras. El directorio del Rayo ya propuso al ucraniano regresar a Madrid para unirse al equipo y garantiza la seguridad a Román y su familia. Formalmente, Zozulya todavía es jugador del club madrileño. El delantero ucraniano tiene tiempo hasta el lunes para decidir.
  2. El apoyo estatal. Según el reglamento, Zozulya ya agotó el límite de los traspasos posibles durante una temporada. Es decir, si decide no jugar por el Rayo por los cuatro meses que vienen no tendrá el derecho a jugar por otro equipo. El directorio del Real Betis ya afirmó que en este caso el jugador podrá entrenarse junto con el equipo.

Pero la Federación de Fútbol de Ucrania preparó una declaración a sus homólogos españoles e internacionales, pidiendo interferir en la situación actual. La Federación ucraniana pide que el jugador pueda finalizar la temporada en el Betis. La misma declaración emitió la Embajada de Ucrania en España. Los diplomáticos ucranianos llaman a los funcionarios de fútbol españoles a hacer una excepción para Zozulya por fuerza mayor y permitirle jugar por el Betis.

En vez de la conclusión. Podemos discutir las ventajas y desventajas de la izquierda con la gente que vivía en un país socialista y gozaba de toda la gracia de esta vida, pero no con la gente que conoce este modo de vida solo por palabras altisonantes. Además, en los últimos días los ultras del Rayo Vallecano ya demostraron sus profundos conocimientos de la situación de un país que está a unos mil kilómetros.

foto-2

Compartir en redes sociales

Twitter
Etiquetas:
Más noticias por tema