Manifiesto de la iniciativa cultural de colocar un monumento a Iván Frankó en Madrid. Parte I

Manifiesto de la iniciativa cultural de colocar un monumento a Iván Frankó en Madrid. Parte I
el 25 de octubre de 2017.

En el año del 400º aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes se producía la primera monumentalización al español universal en Ucrania. Fruto de la iniciativa emprendida por ucranianos residentes en España, apoyada por la Asociación de hispanistas de Ucrania y sufragado con fondos públicos ucranianos, el monumento consistía en una placa de bronce con el relieve del rostro de Cervantes que sería instalada en una reserva estatal sita en el pueblo natal del que fue el introductor de El Quijote y del hispanismo en Ucrania, Iván Frankó. La trascendencia de aquella consecución quedaba de manifiesto con la participación en la inauguración de la placa, en agosto de 2016, del ministro de cultura de Ucrania, Yevhen Nyshchuk, del gobernador de la región de Lviv, Oleg Syniutka, y del diputado nacional Bogdan Matkivskiy, entre otros mandatarios.

La placa a Cervantes en la Reserva histórico-cultural del Estado ucraniano, sita en el pueblo natal de Iván Frankó. Autoría del arquitecto y profesor Stanislav Myhal, así como del pintor y profesor de bellas artes Yaroslav Skakun.

En septiembre del mismo 2016, que también fue año del 160º aniversario y del primer centenario de la muerte de Iván Frankó, los promotores de la iniciativa anterior articularon un nuevo proyecto que, dada la promoción realizada en universidades españolas y desde el apoyo de la comunidad ucraniana de Madrid y otras localidades españolas, viene a configurarse ad hoc en la constituida Unión de Asociaciones de ucranianos en España para la monumentalización de Iván Frankó, contando con el apoyo de diversas administraciones e instituciones culturales de Ucrania.

Del examen de las traducciones de la obra de Iván Frankó al castellano –popularizadas en la segunda mitad del s. XX y disponibles online– y de las publicaciones en España sobre este referente de las letras ucranianas –la primera, tan pronto 1924 y la última, un libro de 2015– fluye de modo natural su total entrega para la promoción de los valores de la dignidad humana y el progreso social en libertad, justicia y paz, de la fraternidad intercultural, del entendimiento entre los ucranianos del Este y del Oeste del país, de una identidad a la vez nacional y europea, todo mediante la constancia en el trabajo.

Segunda parte del artículo está aquí: Manifiesto de la iniciativa cultural de colocar un monumento a Iván Frankó en Madrid. Parte II

 

Compartir en redes sociales

Twitter