Kyiv
,

Un joven director de cine produce una película de coste cero en el Mariúpol cercano al frente

Un joven director de cine produce una película de coste cero en el Mariúpol cercano al frente
Kyiv, el 15 de noviembre de 2016.

Estampados es una película sobre la gente que se estampa a sí mismo o les estampan desde arriba, interrumpiendo su desarrollo cultural y espiritual.

En Ucrania se ha estrenado la película de corto metraje Estampados. Este film es una reflexión sobre el estado moral de los ucranianos habitantes de las ciudades industriales, verbigracia véase en Mariúpol. Es la primera obra del joven director de Mariúpol, Sergiy Dorogovtsev, que compartió sus intenciones y planes para el futuro en una rueda de prensa en UCMC durante el Proyecto Portavoz de la vida pacífica, realizado con el apoyo del Ministerio de AA.EE. de Alemania.

Según el director, planeaban realizar el rodaje sin utilizar mucho tiempo y recursos, de hecho, sólo cuatro personas se incorporaron al rodaje durante tres días de producción. A la postre, el trabajo se alargó tres meses, siendo el coste total de la película (incluyendo el arrendamiento de los equipos) de unos cien dólares.

Estampados reúne el conjunto de las plazas, calles y plazoletas desiertas de Mariúpol sobre las que se alza el enorme Azovstal (la planta metalúrgica más grande de Ucrania) junto a columnas de humo de la planta. A lo largo de toda la película están marcados con un trazo rojo las alusiones a la impersonalidad, la deformidad de la ciudad, así como la gente condenada a la vida rutinaria y apática sin posibilidad de cambiarla o hacer sus propias iniciativas.

“Nos gustaría demostrar que, no sólo Mariúpol, sino en Ucrania en general, la gente lleva una vida rutinaria y cotidiana, “estampándose” a sí mismo o viendo cómo les estampan desde arriba en pos de bloquear su desarrollo cultural y espiritual, en el sentido secular”, señaló Dorogovtsev. El protagonista trata de discernir sobre la gente en esa ciudad desierta y entender por qué no quiere desarrollarse a sí misma. Éste cuenta con la ambición de desarrollo, pero su intento fracasa bajo la influencia de la sociedad. Es así cómo resulta “estampado” y desorientado. Una máquina que produce cientos de los detalles iguales materializa la idea de la sociedad estampada.

El director inspira el clima de la película, utilizando las poesías filosóficas de los poetas ucranianos Grygoriy Skovoroda, Iván Frankó, Tarás Shevchenko y Vasyl Stus. “Seleccionamos aquellos versos que reflejaban la situación”, mencionó. Las poesías contrastan de una manera viva con la ciudad industrial, soviética y gris; el símbolo de la ambición del desarrollo dibuja una vela puesta cerca de una cruz. Esta cruz está colocada en el lugar del antiguo monumento a Lenin en memoria de las personas fallecidas durante la Guerra en Ucrania. Unas veces, la cruz era retirada, pero los activistas volvían a colocarla. “En mi opinión, en un contexto histórico, Mariúpol es Ucrania, pero el pasado soviético le ha herido profundamente. Podemos liberar a la ciudad del pasado, pero tenemos que cambiar la mentalidad de la gente a través de la cultura y una ucranidad”, aseveró Dorogovtsev.

El director señaló que la película participaba en una serie de festivales cinematográficos, entre ellos el Festival Internacional de Cine de Odesa y, el año que viene la presentarán en el Festival de Cine Documental Docudays. Asimismo nos comentaron que existe una versión reducida, de 10 minutos, que está subida en YouTube, tanto en ucraniano como en inglés.

El equipo de producción de la película planea continuar con su actividad. “No sabemos cuál será el formato, si foto, video o de forma mediática. Lo que sí tenemos claro son las ideas de las ulteriores películas, tanto de argumento como de corto metraje. Por el momento, estamos en el proceso de post-producción de otra película”, concluyó Dorogovtsev.

Compartir en redes sociales

Twitter
Más noticias por tema