Київ
,

A pesar de la agresión rusa Ucrania debe respetar los Derechos Humanos

Київ, el 13 de enero de 2017.

La organización Human Rights Watch publicó su informe de 2016 acerca de la observancia de los derechos humanos en Ucrania. El secuestro, detención ilegal y maltrato físico de la población civil en Donbás y Crimea entraron en la lista de las violaciones más serios.

„Constatamos que y en Ucrania y en así llamada la República Popular de Donetsk recurrieron al maltrato físico y detención de las personas civiles“, mencionó Tanya Cooper, representante de Human Righs Watch en Ucrania en la rueda de prensa en el Ukraine Crisis Media Center. La causa de la mayoría de las detenciones era la conjetura de una cooperación con la otra parte del conflicto.

 El carcel secreto del SBU

Hace seis meses Human Right Watch y Amnesty International esclarecieron que 18 personas fueron detenidas ilegalmente en el edificio del Servicio de Seguridad de Ucrania. La gente permanecía detenida durante un término duradero sin asistencia legal, sufriendo de las torturas. Los familiares no obtuvieron la información sobre su destino. El arresto de uno de ellos duraba 16 meses. 13 personas fueron puestas en libertad poco después de la publicación del informe anterior. Otros fueron desencarcelados dentro de cuatro meses. “Actualmente no hay los resultados, aunque el Fiscal Militar de Ucrania prometía investigarlo”, señaló Cooper.

La situación en Donbás y Crimea

En las repúblicas autoproclamadas en Donbás los militantes “detienen ilegalmente y torturan a los civiles. Pocos tienen la posibilidad de defender sus derechos”, añadió Tanya Cooper. “Nos preocupa mucho el aislamiento de estos territorios de la atención internacional (de los defensores de derechos, de los medios de comunicación, etc.). No pienso que la situación se mejore en el futuro”, afirmó.

También se empeoró la situación de los derechos humanos en la Crimea temporalmente ocupada. Las autoridades persiguen a los tártaros de Crimea por las causas políticas, a los periodistas desleales y defensores de derechos. Por más señas prohibieron la actividad del Medzhlís de los tártaros de Crimea (Asamblea del pueblo) por ser “una organización extremista”. “Pedimos que las autoridades rusas dejaran de violar los derechos de esta gente. Y seguiremos haciéndolo. Es muy importante que todo el mundo plantee la cuestión”, declaró Cooper. Hugh Williamson, director para Europa y Asia Central, informó que la organización iba a dirigir una misión de monitoreo a la península en la primera mitad del año 2017.

Las amenazas para la libertad de palabra

Human Rights Watch registó numerosos casos de la presión contra los periodistas: la página web Myrotvorets divulgó los datos personales de los periodistas acreditados en las repúblicas autoproclamadas, el incendio premeditado del edificio de la cadena Inter, los ataques contra algunos periodistas. “En nuestra opinión, el poder ucraniano no reaccionó de modo adecuado en la agresión contra los periodistas”, relató Cooper. Además no hay ningún progreso en la investigación del asesinato del periodista Pavel Sheremet.

 Los avances positivos

A su vez, hay unos cambios positivos en la investigación de los crímenes durante el Euromaidán y los delitos cometidos por los soldados de los batallones voluntarios Aydar y Tornado. Cooper notó que las autoridades habían aprobado algunos actos normativos para profundizar los derechos de la comunidad LGBT y realización de la marcha por la igualdad en Kyiv. “Pero el nivel de la homofobia en la sociedad sigue siendo muy alto. Ucrania tiene que cambiarlo”, subrayó.

“Las reformas y respeto a los derechos humanos deben ser las prioridades para Ucrania. Incluso a pesar de la situación política complicada y las acciones agresivas del poder ruso. Solo con el desarrollo de estas esferas y el reforzamiento de la democracia, es posible seguir siendo un país con la base democrática en la región donde predominan los regímenes autoritarios”, mencionó el representante de Human Rights Watch.

La situación en el mundo

Hugh Williamson señaló que la organización había realizado el monitoreo en 90 países. Entre los desafios mayores de este año hay que distinguir: la guerra en Siria, la crisis migratoria y los problemas relativos, la persecución en masas después del golpe fracasado en Turquía. En Rusia la situación de los derechos humanos se empeoró más que en los últimos 25 años. “Nos preocupa mucho que aumenta la popularidad de los populistas en Europa y los EE.UU. Esta gente amenaza a la observancia de los derechos humanos tanto en sus propios países como en el mundo entero. Llamamos a los poderes de todos los países del mundo que protejan a los derechos humanos”, sentenció Williamson.

Compartir en redes sociales

Вконтакте Twitter
Más noticias por tema