Kyiv
,

El bloqueo del carbón de Donbás: 5 cosas que necesitas saber

El bloqueo del carbón de Donbás: 5 cosas que necesitas saber

El bloqueo del carbón de los territorios no controlados por Ucrania de las regiones de Lugansk y Donetsk se convirtió en un tema clave de las discusiones políticas de esta semana. Desde los principios del enero los activistas y los políticos bloquean varias líneas de ferrocarril en Donbás. El bloqueo ya causó la complicación del suministro de antracita destinado para las centrales eléctricas de Ucrania. El Gobierno convocó una reunión anticrisis para los asuntos energéticos y reconoció que en 7 regiones existe la posibilidad de los cortes de energía.

Las razones de los organizadores del bloqueo. Los activistas del bloqueo afirman que el comercio con las áreas ocupadas es igual a negociar en la sangre, o sea, una transacción sucia. Para suspender el comercio hay que aprobar la Ley correspondiente. Esto debe poner fin a la financiación de las repúblicas autoproclamadas desde Ucrania. En opinión de los activistas, los militantes se benefician del comercio con las empresas ucranianas.

¿Por qué es un problema para Ucrania? Una mitad de las centrales termoeléctricas de Ucrania utiliza antracita para producir calor, otra mitad utiliza hulla de gas. Es imposible reeemplazar uno por otro. Desde 2014 Ucrania sufre de la falta de antracita. Hay dos caminos para eliminar la falta: importarlo de los territorios ocupados de Donbás o importar de Sudáfrica, Australia, los EE.UU. e Vietnam. Actualmente, los intentos de Ucrania de establecer importaciones basadas en precios competitivos aún no han tenido éxito. A fecha del 13 de febrero, Ucrania poseía 842 mil toneladas de antracita y 688 mil toneladas de huella de gas. Las centrales termoeléctricas están consumiendo 30 toneladas de antracita diariamente. Si el bloqueo se expandir a otras líneas ferroviarias y continuar en el tiempo, las reservas serán suficientes para 20-40 días.

Las razones de las autoridades sobre las compras de carbón de los territorios ocupados. Las autoridades ucranianas creen que hay que suspender el bloqueo que está amenazando a la seguridad energética del país. Ucrania, en efecto, no es capaz de proveer a sí misma de calor y electrecidad sin utilizar antracita. Este tipo de carbón extraen solo en los territorios temporalmente ocupados de Donbás. Las autoridades aseguran que no financian los separatistas. Ucrania compra carbón de las entidades registradas en los territorios no ocupados. Aunque las minas están situadas en los territorios ocupados, sus propietarios tributan al impuesto estatal de Ucrania. Los mineros de los territorios ocupados reciben sus salarios en los bancos ucranianos.

Lo que no anuncia el poder ucraniano. El bloqueo es una advertencia para que las autoridades mantengan la reforma energética. Por más de un año, los expertos y la sociedad civil demandan que las autoridades aseguren la transparencia durante el proceso de la tarificación de la energía producida por las centrales termoeléctricas. Además exigen que ellas presentan los informes sobre la renuncia de la utilización de antracita (el programa de la renucnia fue aprobada en 2015). Exactamente este programa llevó al encarecimiento de la electricidad porque Ucrania planeaba importar una parte de carbón para eliminar la dependencia energética de los territorios ocupados de Donbás. También el Gobierno debe explicar los escándalos y las investigaciones sobre las compras y las acusasiones de superbeneficios que obtuvó el equipo del presidente de Ucrania y las empresas del oligarca ucraniano Rinát Ajmetov. El Gobierno todavía no lo explicó, pero da miedo a la población que habrá apagones .

El papel de Ajmetov. Las centrales termoeléctricas que consumen antracita, producen alrededor de 15% de la electricidad de Ucrania. Este porcentaje de la energía de Ucrania depende de la extracción de carbón en los territorios ocupados y de las empresas de Ajmetov. En 2015 las autoridades ucranianas decidieron reequipar las centrales que consumen antracita. En vez de antracita tendrían que consumir hulla de gas. Ucrania necesitaba de dos o tres años para eliminar la dependencia de antracita por completo. Si el proceso hubiera seguido lo planeado, Ucrania lo habría acabado en verano de 2017 (excepto de los casos de las centrales muy viejas. En estos casos es más fácil destruirlos y construir nuevas centrales). Pero el Estado posee solo 30% de las centrales termoeléctricas. Los otros 70% es la propiedad de la empresa DTEK de Rinát Ajmetov. Los expertos opinan que Ajmetov consiguió convencer a todos, entre otros el gobierno ucraniano, que era capaz de proveer la capacidad necesaria de la electrecidad. No importa que las centrales tenían que consumir antracita de los territorios ocupados. Precisamente por esto, las autoridades interrumpieron el reequipamiento de las centrales. En el contexto del encarecimiento de electricidad para la población (argumentado por las autoridades que era por causa de la diversificación inexistente por cuenta de la importación), la empresa de Ajmetov sigue siendo el monopolio, gana superbeneficios y refuerza la dependencia energética del país. El oligarca se niega a publicar la fórmula del precio de la extracción de carbón. Al mismo tiempo algunos expertos suponen que antracita de Donbás proviene de las minas ilegales y su precio es más bajo que lo de las minas legales.

Compartir en redes sociales

Вконтакте Twitter
Etiquetas:
Más noticias por tema