Kyiv
,

Ultras y guerra. ¿Qué no consiguió comprender la sociedad ucraniana?

Ultras y guerra. ¿Qué no consiguió comprender la sociedad ucraniana?

UCMC publica la versión resumida del artículo de Andriy Synyavskyi para Censor.net.

El 12 de abril es la fecha oficial del comienzo de la guerra en Ucrania. Aquel día los agentes del FSB tomaron los edificios del Servicio de Seguridad de Ucrania y policía en Slovyansk, Kramatorsk y Druzhkivka. Pero había un grupo de personas el que se había envuelto en la guerra tres meses antes de los acontecimientos en Donbás.

Para muchos los ultras ucranianos la guerra empezó durante los enfrentamientos con el Berkut (unidad policial disuelta después del Euromaydán) cerca del estadio Lobanovskyi Dynamo. Las protestas pacíficas del Maydán se transformaron en duros enfrentamientos en la calle Grushevksyi.

Las unidades del Berkut servían al pueblo ucraniano puramente en el nivel formal y no actuaban a beneficio del Estado. En 2014 los ultras ucranianos aparcaron la enemistad interna y se unificaron frente al enemigo común. Antes del Maydán la gente indiferente a fútbol consideraba los representates del movimiento como una amenaza. Pero durante los enfrentamientos con el Berkut, los ultras se convirtieron en los defensores de la población. Su guerra empezó el 19 de enero y no ha acabado hasta ahora.

Es poco probable que alguien se atreva a decir que los ultras son unicamente capaces de dar miedo a los ciudadanos y pelearse entre sí. En 2014 los fans del Dynamo, Shakhtar, Dnipró, Metalist y otros equipos olvidaron de sus conflictos para enfrentarse ante el agresor. Exactamente los ultras del Metalist eran los primeros quienes compendieron los cambios de la situación en el país y crearon una canción tan popular entre los ucranianos sobre Putin. Muchos representantes del movimiento ultras eran los primeros que vinieron al este de Ucrania para defender el país a los principios de la agresión rusa en Donbás. En la mayoría de los casos entraron en las filas de los batllones voluntarios Azov, Aydar, Dnipró-1, Donbás, el Sector Derecho y la Organización de los Nacionalistas Ucranianos. A los fans no les confudieron mucho que algunos batallones estaban bajo jurisdicción del ministerio del Interior, considerando la enemistad histórica con policía. “Sí, Azov es el batallón policial. ¿Y qué? Era no más que una formalidad. Le fundaron unos chavales buenos y tiene justa visión. Ahora es una de las unidades de la Guardia Nacional”, mencionó un fan de Dnirpó durante una entrevista.

La sociedad ucraniana se aleja de la guerra y olvida qué es la unidad del país por la protección del Estado. En el este del país el Ejército se ha fogueado en la guerra, defendiendo su pueblo. Esto crea la ilusión de la vida pacífica. Por lo que las cuestiones políticas, que suelen dividir el país, atraen más atención que la supervivencia del Estado durante la guerra.

En esta situación, para muchos de nosotros es mejor que aprendemos a entender la situación en el país como lo hacen los “hooligans” de fútbol. Estos, antes que otros, entendieron que habían llegado los tiempos rebeldes. No importa qué problemas tenga el  Estado, déjalo ser con las reformas o las élites políticas. No importa que den asco. Hay que proteger el Estado cualquier sea. Necesitamos ser ejemplo para los demás. Cambiar el país. No olvidar de sus compañeros en el frente. Es lo que los ultras consiguen hacer y lo que necesitan adoptar los demás en el contexto de los ataques de histeria constantes en las redes sociales. Entonces conseguimos sus fines sin falta. Entonces, el 19 de enero de 2014 se convertirá en el comienzo de nuestra guerra victoriosa por la independencia.

Compartir en redes sociales

Twitter