El preso político más secreto del Kremlin

El preso político más secreto del Kremlin
el 03 de agosto de 2016.

Él nunca había anunciado una huelga de hambre, los ganadores del Premio Nobel no firmaron la carta abierta para su liberación y ningún partido político lo registró en la lista de partido. En los demás aspectos tampoco se diferencia de otros ucranianos encarcelados ilegalmente en Rusia. Su nombre es Valentýn Vygivsky.

El escenario habitual

El día 17 de septiembre del 2014 Valentýn Vygivsky, ciudadano de Kyiv y activista del Euromaidán, partió hacia Crimea, actualmente ocupada, para visitar una exposición de aviación. Con el billete de ida y vuelta en mano, junto al intento de los padres de prevenir y cancelar el viaje, Vygivsky  decidió dejar la capital, donde quedaron su esposa e hijo de 5 años; más adelante dejó de contestar a las llamadas. Después se supo que le habían detenido los representantes de la autodefensa de Crimea por estar empadronado en Kyiv. Posteriormente fue trasladado a una institución penitenciaria de Moscú y torturado por negarse a cooperar con Rusia. Hubo un episodio en el cual lo llevaron al bosque para dispararle con un arma no letal ante una tumba recién excavada. Las torturas no alteraron su postura, por lo que obtuvo una acusación de espionaje. Valentýn pasó 15 meses encarcelado en una institución penitenciaria.

 Los juicios fueron celebrados a puerta cerrada, a causa de aplicación de la ley de espionaje. La entrada fue prohibida tanto al cónsul, como a los periodistas. Durante los 15 meses de estancia de Vygivsky las autoridades solo le dejaron disfrutar de las visitas de su madre, siempre a la vista de los guardias. Ésta notó las marcas de golpes y contusiones en el cuerpo de su hijo, aún así él no quiso colaborar con las autoridades rusas. Vygivsky fue condenado a 11 años de cárcel y después de la resolución del Tribunal fue trasladado a la cárcel, la cual se ubica en la óblast de Kírov. Durante su estadía en las instituciones penitenciarias estuvo recluido en celdas solitarias.

¿Por qué se guardó silencio?

 Durante un largo tiempo, todo el mundo guardó silencio en relación al procedimiento de Vygivsky. Esto podría explicar el hecho de que incluso en Ucrania poca gente conoce su apellido, a diferencia de Kólchenko y Sentsov, “terroristas de Crimea” o Chyigoz, el tártaro de Crimea. El caso fue clasificado como “alto secreto”, por ese motivo en los medios rusos no se difundía información. Por parte de los padres y la esposa de Vygivsky se esperaba una resolución rápida, por ello no se había informado públicamente sobre la existencia de tal trámite; esto último era por petición del mismo detenido.

El destino del preso político ucraniano

Actualmente, después de 2 años, ha corrido mucha agua bajo el puente para probar la inocencia de Valentýn ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. La probabilidad de liberar a Vygivsky es muy baja. Sobre ello informó el abogado Ilya Nóvikov en la rueda de prensa en Ukraine Crisis Media Center. “Por desgracia, tengo que reconocer que existen pocas probabilidades de que consigamos su libertad, ya que Vygivsky reconoció su culpa”. Nóvikov insiste en que el único variante para conseguir un resultado positivo es un intercambio junto a otros acuerdos; esta táctica se aplicó con Yuriy Soloshenko, Guennadiy Afanasiev y Nadia Sávchenko.

“El problema que persiste es la falta de actuaciones judiciales públicas. De un modo u otro, los funcionarios del gobierno deben aplicar todos sus esfuerzos para liberar tanto a Vygivsky como a todos los presos políticos del Kremlin”, informa Román Tytýkalo, abogado y defensor de Valentýn en Ucrania. A pesar de la falta de acceso a los materiales del procedimiento, se perciben claramente las violaciones de derechos humanos, es decir, el secuestro ilegal de Vygivsky en el territorio de Crimea, los golpes, las torturas y la restricción de visitas a los funcionarios del Gobierno ucraniano durante 9 meses.

El día 3 de agosto Valentýn Vygivsky cumplío 33 años.  Su padre, Petró Vygivsky, mencionó que es su segunda celebración entre las rejas. Desde mayo del 2016 Vygivsky cumple su condena ilegal en una celda solitaria. “Estas circunstancias abaten psicológicamente. Está claro que las condiciones son muy malas, por ello Valentín reconoció su culpa”, declaró Petró Vygivsky. Su madre, Galyna Vygivsky, señala el deterioro de la visión que sufre su hijo en la cárcel. Al firmar la documentación de su confesión, a Vigovsky  se le permitió telefonear a los familiares. El hijo de Valentýn se encuentra en Kyiv, donde lleva dos largos años sin ver a su padre.

Compartir en redes sociales

Twitter