Kyiv
,

Conflictos y narrativas mediáticas. La batalla por la opinión pública en Ucrania y en la UE

Kyiv, el 01 de diciembre de 2016.

El periodismo europeo se enfrentó a una serie de desafíos que desviaron su atención de los acontecimientos en Ucrania. Entre ellos se distinguen una financiación insuficiente por la que los periódicos no pueden mantener a corresponsales propios en Ucrania, el Brexit y Siria, el mundo de las redes sociales y su derrame incontrolable de información falsa. Así lo declaró Andrea Rizzi, Redactor Jefe de Internacional de El País, en la discusión en el Ukraine Crisis Media Center. “No esperamos que logremos filtrar la información. Tenemos que adoptarnos a vivir en esta realidad. Es necesario aceptar los cambios, inventar un nuevo periodismo para comunicar con el espectador del siglo XXI, produciendo contenido adecuado. Hemos de aumentar nuestra difusión, pero no podemos olvidarnos de los principios: no apelar a  información sin corroborar para que nos lea más gente”, cree Rizzi. “Frente al aparato obvio de propaganda rusa no existe absolutamente ningún esfuerzo de propaganda de los valores y de las virtudes occidentales frente a ese tremendo aparato de propaganda hostil”, mencionó Gerardo Bugallo Ottone, Embajador de España en Ucrania.

Cómo Ucrania pierde la guerra informativa

En opinión de Stanislav Yasynskyi, periodista de la cadena 1+1, Ucrania está perdiendo Donbás por nuestra ausencia informativa y propagandística allí. “Rusia se preparaba para hacer la guerra en Ucrania de antemano. Reuniendo todos los medios de comunicación estatales, creó un consorcio potente Russia Today. En el RT trabajan no solo periodistas, también analistas, expertos en procesos informativos y psicológicos y de PNL. Es una red poderosa que posee mucho dinero y puede difundir la información correspondiente por todo el mundo en un momento. ¿Qué podemos oponer? Por desgracia, oponemos casi nada”, opina el periodista. Contó que Rusia formaba su cuerpo del público sistemático, promocionando su contenido. Este asunto sigue estando vigente hasta ahora. “La gente de Donbás no quiere ver las “traiciones” (un fenómeno ucraniano de traición y victoria introducido por los políticos ucranianos a principios de 2014 para caracterizar uno u otro evento como positivo o negativo) y los acontecimientos en Kyiv. Solo les  interesa los precios en su pueblo y en los territorios ocupados. Ven la televisión rusa porque la propaganda rusa les garantiza la estabilidad y esperanza de la vida mejor en Rusia. Por eso confian en Putin”, explicó Yasynskyi.

Según él, la radio tiene los mismos problemas. “Armiya FM (la cadena de radio militar estatal) no obtiene bastante espacio mediático por los trámites burocráticos. Su emisión se extiende solo en las frecuencias acordadas con las cadenas comerciales. Es una traición para la gente en el este del país”, asentuó. Pero utilizando las ondas cortas, la cadena ucraniana podría cubrir una parte del territorio ruso. Además, en el Ejército ucraniano hay bastantes periodistas como para publicar sus propios periódicos. La ausencia de las impresoras es lo que obstaculiza la publicación.

Comunicaciones estatales

De acuerdo con el diputado Mustafa Nayyem, hasta ahora los funcionarios ucranianos no han sabido comunicarse con la sociedad. “Establecer la comunicación es una obligación de los oficiales. Tienen que explicar sus acciones. Los funcionarios están subordinados pueblo. Por eso cada subordinado debe de dar cuentas del trabajo, logros y fracasos. De otro modo le espera el despido. No se sabe porqué el poder y la sociedad no interactúan así. El poder considera el pueblo como burros de carga. Los fundamentos de esta posición no provienen de los enfrentamientos de la gente en el Maidán, sino de una falta de deseo de explicar a la gente nuestras acciones”, opina Mustafa Nayyem.

Dmytró Zolotujin, asesor del ministerio de política mediática, señaló la necesidad del Estado de tener un sistema de comunicaciones estratégicas para hacer llegar el mensaje necesario. “Me dicen que no podemos hacer a los héroes demasiado heroicos por la presencia de corrupción y problemas en el Ejército y eso no ayuda a implementar las reformas. Pero cada uno tiene que hacer su tarea: el Estado debe realizar  comunicaciones estratégicas y política informativa, los medios de comunicación deben proteger a la sociedad civil de la propaganda”, mencionó Zolotujin.

La seguridad de los periodistas

Andriy Zhygulin, Jefe del Departamento de la política mediática de la Administración Presidencial, cree que en Ucrania renace la protección de la actividad profesional del periodismo. El año que viene se iniciará el proyecto del Consejo de Europa para la protección de los periodistas. “El proyecto desarrollará la cooperación entre  periodistas y policías. A pesar de la reforma de la Policía Nacional, los investigadores no tienen suficiente comprensión  para reaccionar a los crímenes contra  periodistas”, explicó. Según Zhygulin, este año la policía registró 172 casos penales por crímenes contra periodistas. La policía comprueba la existencia de esta clase de delitos en solo un 8%. Al mismo tiempo, de acuerdo con Zhygulin, hay cambios positivos: liquidaron el órgano estatal de censura, reforzaron la responsabilidad por obstrucción a la actividad periodistica, iniciaron el proceso de privatización de los medios locales, etc.

Compartir en redes sociales

Twitter
Más noticias por tema