El bloqueo de Donbás y la nacionalización en las repúblicas autoproclamadas: ¿el fin del imperio de Ajmétov?

El bloqueo de Donbás y la nacionalización en las repúblicas autoproclamadas: ¿el fin del imperio de Ajmétov?

El asunto del bloqueo de transportación del carbón desde Donbas se está agravando. UCMC ya publicó sobre el bloqueo energético de Donbás y también sobre el ultimátum de los líderes de las autoproclamadas República Popular de Donetsk y República Popular de Lugansk. Los militantes de las formaciones ilegales armadas demandaron que los activistas ucranianos suspendiesen el bloqueo hasta el 1 de marzo. Además querían que las entidades propiedad del oligarca ucraniano Rinat Ajmetóv tributaran al “presupuesto republicano”. En caso de negativa, amenazaron establecer “la administración exterior de todas las entidades que están bajo la jurisdicción ucraniana, pero funcionan en los territorios de las repúblicas autoproclamadas”.

¿Qué ocurre? El bloqueo de las rutas ferrovarias dura ya más de un mes. Los activistas lo realizan en cuatro direcciones: el paso a nivel Svitlanove-Shepílove, una carretera cerca de la mina Karbonit (la región de Lugansk), cerca del pueblo Bajmut y una ruta que unifica los pueblos Yasynuvata (controlada por los militantes prorrusos) y Kostyantýnivka (bajo el control del Gobierno ucraniano). El bloqueo obstaculiza la transportación de antracita (uno de los tipo de carbón) que Ucrania utiliza para el funcionamiento de las centrales termoeléctricas y para la industria metalúrgica.

Quién sufre el bloque. El bloqueo provoca los problemas para el poder ucraniano. Es difícil reemplazar el carbón desde los territorios ocupados de Donbás. Las centrales termoeléctricas que utilizan antracita producen el 15% de la energía eléctrica de Ucrania. Además, la industria metalúrgica necesita este tipo del carbón: es una de las industrias vitales para el país que beneficia a Ucrania e influye en la estabilidad de la moneda ucraniana. Según los cálculos del Gobierno, las pérdidas presupuestarias totales por el bloqueo del comercio con las repúblicas autoproclamadas podrán alcanzar 3,5 mil millones de dólares anuales.

Rinat Ajmétov sufre el bloqueo aún más. El oligarca es propietario del 70% de las centrales termoeléctricas ucranianas que consumen antracita desde los territorios ocupados de Donbás. Antes del bloqueo las empresas de Ajmétov compraban antracita en las repúblicas autoproclamadas, aunque desde marzo de 2016 los ucranianos pagan por la energía eléctrica de acuerdo a la fórmula calculada en Rotterdam+ (es la fórmula que incluye los gastos de exportación y el precio de mercado internacional. Los ucranianos pagan el precio internacional, pero Ajmétov sigue comprando el carbón en las repúblicas autoproclamadas). También el bloqueo daña la actividad de la empresa Metinvest de Ajmétov. De acuerdo con la evaluación de la compañía inversionista Dragon Capital, el bloqueo causa las pérdidas de la empresa por una suma de 5-10 millones de dólares mensuales.

Del mismo modo las repúblicas autoproclamadas no están satisfechas con el bloqueo. A pesar de las declaraciones oficiales que las empresas de Ajmétov ubicadas en los territoios ocupados tributan solo al presupuesto de Ucrania, el oligarco encontró una manera de pagar a los militantes. Así Ajmétov protegía su negocio. Mientras tanto los obreros de las empresas de Ajmétov reciben salarios de bancos uranianos.

Comprar en Rusia: ¿necesidad o manipulación? A principios de marzo los funcionarios ucranianos se pusieron a declarar por la imposibilidad comprar el carbón en las repúblicas autoproclamadas el Estado tendrá que hacerlo en Rusia. Así lo declararon los representantes de la planta Azovstal (también la propiedad de Ajmétov). Según ellos, recurrirán a las compras en los EE.UU y en Rusia. También señaló la necesidad de las compras del carbón en Rusia el Adjunto Ministro para los Territorios Temporalmente Ocupados y Desplazados Gueorgiy Tuka. Por último, el Primer Ministro de Ucrania Volodymyr Groysman confirmó la declaración de “las compras forzadas” en Rusia.

Para contrarrestar lo dicho, muchos expertos afirman que las declaraciones sobre la ausencia de las alternativas esconden una voluntad política de  conservar el status quo existente. Para realizarlo las autoridades y Ajmétov juntan los esfuerzos. Ucrania ya tiene la experiencia de las compras del carbón de Sudáfrica en 2014-2015. Mientras tanto desde marzo de 2016 los ciudadanos pagan por la energía eléctrica calculada por la fórmula Rotterdam+ (los ucranianos pagaron 10 mil millones de gryvnas adicionles por la fórmula Rotterdam+. Las autoridades tenían que destinar este dinero a eliminación de la dependencia del carbón desde las repúblicas autoproclamadas. Solo los representantes del poder pueden aclarar el destino verdadero de este dinero).  También Ucrania puede cambiar el equipamiento de las centrales para eliminar la dependencia de las repúblicas autoproclamadas. Por eso las declaraciones que no hay otras opciones, sino comprar el carbón en Rusia son las manipulaciones por la opinión pública.

“Nacionalización” de las empresas. La situación dificultó la decisión de los líderes de las repúblicas autoproclamadas de utilizarlo para desencadenar la guerra contra Ajmétov. Los militantes exigían la liquidación del bloqueo hasta el 1 de marzo y que las entidades en los territorios ocupados pagaran los tributos al presupuesto de las repúblicas autoproclamadas. La delaración oficial de las empresas de Ajmétov rechaza esta posibilidad. El 2 de marzo de 2017 los líderes de los separatistas empezaron el proceso de la “nacionalización” de las empresas (muchas de las que es la propiedad de Ajmétov). En total alrededor de 40 entidades de la jurisdicción ucraniana pasaron bajo la administración exterior de las repúblcas autorpoclamadas.

Los expertos opinan que es muy probable que la orden empezar la “nacionanalización” proviene de Rusia. Ucrania y Rusia son los competidores en el mercado metalúrgico. Por eso para Rusia debilitar Ajmétov era una cuestión de tiempo. Además hay mucha probabildiad de que Rusia trata cambiar el modelo de la financianción de las repúblicas autoproclamadas: de la financiación completa a la autofinaciación. Esto provocó  un ataque contra Ajmétov y la “nacionalización”. También Rusia beneficiará de la inestabilidad energética de Ucrania y de la degradación de la industia metalúrgica. La nacionalización puede dañar considerablemente la economía de Ucrania, la industria metalúrgica y la estabilidad de la moneda nacional. Entre otras cosas, puede dar comienzo a la ruina del imperio de Ajmétov.

Compartir en redes sociales

Вконтакте Twitter
Etiquetas:
Más noticias por tema