Kyiv
,

Olga Gonchar, especialista en temas culturales, directora del museo “El Territorio de Terror”: “En cada desgracia hay que buscar ventajas, cada crisis hay que convertirla en una posibilidad”.

Olga Gonchar, especialista en temas culturales, directora del museo “El Territorio de Terror”: “En cada desgracia hay que buscar ventajas, cada crisis hay que convertirla en una posibilidad”.

Olga Gonchar, especialista en temas culturales, administradora de proyectos y comunicaciones. Investiga las posibilidades de RRPP, de la administración cultural y de museos en Ucrania y también el tema de la conservación del patrimonio cultural, en particular los de carácter regional. Desde 2015 hasta 2017, tiene el cargo de gerente de relaciones públicas del programa del UCMC la Diplomacia cultural entre las regiones de Ucrania, del que tiene la dirección cultural, realizó una serie de proyectos e iniciativas en las ciudades liberadas y cercanas al frente de las regiones de Donetsk y Lugansk: “El Museo está abierto para la reparación”, Proyecto- investigación del museo Ucrania-Bélgica, expediciones DE NE DE entre otros. Coordinadora de RRPP y comunicaciones del Congreso Internacional PEN número 83 en Lviv. Desde septiembre de 2017 encabeza el Museo Conmemorativo de regímenes totalitarios “El Territorio de Terror” en Lviv.

¿Por qué contamos esta historia?

A los 24 años Olga Gonchar se convirtió en directora del museo “El Territorio de Terror“, una institución estatal en Lviv. El 7 de septiembre de 2017 la comisión calificadora del concurso del Ayuntamiento de Lviv eligió a Olga entre dos candidatos para el puesto de directora del Museo Conmemorativo de regímenes totalitarios “El Territorio de Terror” en Lviv. El museo fue construido en el lugar de la antigua prisión de tránsito №25 y gueto de judíos. El museo existe desde 2009.

¿Cómo empezó todo?

Olga nació en la ciudad de Brovary, en la región de Kyiv y desde la niñez le interesó el arte. Participó en el grupo del museo de su escuela y desde aquel tiempo empezó su “historia del museo”. Durante la enseñanza en la universidad en la carrera de culturología, combinaba historia y teoría de cultura con práctica, trabajando en diferentes proyectos e iniciativas culturales: Centro de enseñanza cultural, proyecto Yizdets y otros. Estudiando en el tercer curso se preguntó si podría encontrar un trabajo en su especialidad y ganar dinero y se fue a trabajar… en el museo. Sus primeros cargos fueron de guía en el Museo de ciencia y técnica popular “Eksperimentarium” y colaboradora científica del Museo de libros e imprenta de Ucrania.

Durante los últimos años de enseñanza en la universidad se unió a los organizadores del festival literario “Intermezzo” en Vínnytsia con el proyecto curatorial del espectáculo “Las cartas de Kotsyubynskyi” desde la isla Capri: il Caprese. Al mismo tiempo Olga se encontró con el coordinador de la dirección del arte del UCMC y al acabar la universidad unió al equipo de UCMC.

Desde aquel momento empezaron los proyectos en el este de Ucrania. Había muchos y todos eran diferentes en términos de complejidad y tiempo. El más famoso y probablemente el más complejo fue el proyecto “El museo está abierto para reparación” en Sloviansk y Lysychansk dónde Olga participaba en coordinación del proyecto y elaboraba la campaña de RRPP. El proyecto duraba cuatro meses y tenía un carácter experimental e innovador. La idea principal del proyecto consistía en la conversión de los museos en centros culturales modernos, que participan en la vida de su ciudad y forman política humanitaria de sus regiones y también realizan actividades científicas y educativas. Ahora están en la segunda etapa del proyecto “El Museo está abierto para reparación II” al que se han unido 28 museos del Donbás donde Olga también está como coordinadora de comunicaciones y directora del museo.

¿Para qué trabaja como directora en la institución presupuestaria?

Olga siempre quiso ocuparse de esto y todo su trabajo estaba relacionado con museos. Siempre quiso trabajar en el museo porque era su sueño, es un lugar donde se siente bien. Como administradora de proyectos culturales desea crear una institución grande. Esta era la posibilidad de probar un nuevo papel, aceptar nuevo desafío. A pesar de que las instituciones estatales tienen oportunidades limitadas, cuentan con grandes recursos que no tienen otros gerentes que hacen proyectos de uno o dos años.

También es un desafío profesional para Olga: durante su trabajo en el museo, aprendió mucho sobre cómo trabaja el sistema estatal. Lo más interesante es que en realidad hay muchos recursos y la posibilidad de trabajar con ellos.

El lema de Olga Gonchar: “En cada desgracia hay que buscar ventajas, cada crisis hay que convertirla en una posibilidad”.

Compartir en redes sociales

Twitter