El cineasta ucraniano Myroslav Slaboshpytskiy está rodando una película sobre Chornóbyl

El cineasta ucraniano Myroslav Slaboshpytskiy está rodando una película sobre Chornóbyl

El director de cine ucraniano Myroslav Slaboshpytskiy se hizo famoso en el campo cinematográfico internacional después del estreno que su primer largometraje, La Tribu, en 2014. La película está contada en lenguaje de señas ya que sus protagonistas son adolescentes de un internado para sordos. En el mismo año La Tribu recibió tres premios en el Festival de Cannes en la sección de la Semana de la Crítica. La nueva película de Slaboshpytskiy, Luxemburgo, es una película sobre Chornóbyl, actualmente está  en producción.

UCMC publica la versión resumida de la entrevista del director de cine para el periódico “El Día”.

La catástrofe de Chornóbyl  fue la Gran Explosión que puso en marcha la independencia de Ucrania

Pregunta: ¿Cuál es la situación actual en la zona de exclusión?

Myroslav Slaboshpytsky: Es bastante nerviosa. Allí está la planta y la Zona. Las personas que trabajan en la central nuclear de Chornóbyl  vienen del pueblo cercano Slavutych en tren y regresan a casa a dormir. Mientras que las personas que trabajan en la zona, a 20 km de la estación, vienen de la ciudad de Ivankiv (región de Kyiv) y de Kyiv; se están moviendo a lo largo de la zona, trabajan en una zona más amplia, pero no en la planta misma. Desde los tiempos de la catástrofe, estos dos grupos se han enfrentado uno con otro. El interés de la planta es conseguir toda la financiación y los recursos disponibles. Si bien la Zona tiene sus propios intereses. Esto resulta en cierta lucha de clases. Pero ese enorme Sarcófago que fue colocado sobre los restos de la planta provoca algún temor en todo el personal de Chornóbyl dondequiera que trabajen. Les da miedo que los dejen solos, expulsados ​​o que se corte la financiación. Hay conversaciones de que muchas empresas e instituciones serán trasladadas fuera de la Zona. Por otro lado el Sarcófago aún necesita ser mantenido. Sin embargo, en los últimos años han estado reduciendo personal.

P .: Mirando hacia atrás la catástrofe de Chórnóbyl  30 años después, en su opinión, ¿qué papel tiene en la perspectiva histórica?

M.S .: Fue la Gran Explosión la que puso en marcha nuestra independencia, como el Big Bang del cual el Universo comenzó. Sobrevivimos la disolución de la Unión Soviética y las revoluciones, pero la separación de Ucrania del espacio soviético comenzó exactamente en ese punto. En aquellos días la Unión Soviética se estaba desmoronando. Lo podíamos ver en la forma en que las autoridades estaban actuando, en las reclamaciones de Kyiv hacia Moscú que estaba ocultando la verdad sobre Chornóbyl . Y el mundo llegó a saber sobre Ucrania —aunque en tal situación. Es el punto de partida clave. Los bielorrusos también fueron afectados, pero resultó que después de todo era una historia ucraniana.

La nueva película: Para echar un vistazo a Chornóbyl desde una perspectiva que nadie nunca ha tomado.

P .: ¿En qué etapa está Luxemburgo ahora?

M.S .: Daré una respuesta inexplícita: estamos en la fase de producción. He estado conectado a la zona durante mucho tiempo, solía trabajar allí. La gente se vuelve adicta a ella, como si fuera una adicción a las drogas, es lo que me pasó a mí también. Ahora quiero rodar una película comprensiva sobre eso y terminar con esto. Para hacerlo de la manera en que nadie lo ha hecho antes.

P .: Pero parece que hay muchas películas sobre la Zona …

M.S .: Y al mismo tiempo nadie lo ha visto en pantalla en detalle, es por eso que nadie ha llegado tan profundo allí. Esto no significa que habrá algunos descubrimientos sensacionales en Luxemburgo. Incluso diría que en comparación con las investigaciones periodísticas sobre la Zona y la catástrofe que se están publicando constantemente mi película es incluso una justificación en cierta medida. Estamos tratando de echar un vistazo a Chornóbyl  desde la perspectiva que nadie tomó jamás.

La película se llama Luxemburgo porque cuando la gente viene allí se le instruye sobre seguridad, y se le dice que el territorio de la zona de Chornóbyl  es igual al de Luxemburgo.

P .: ¿Tienes el dinero para todo?

M.S .: El proyecto de Chornóbyl  contó con el apoyo de varios países: Francia, Alemania, Noruega y los Países Bajos. [Aparte de la financiación extranjera, la película Luxemburgo recibió 10 millones de grivnas (más de 340 mil euros) de la financiación estatal] El Festival de Cannes fue en mayo de 2014. Cuando llegué a presentar el proyecto en CineMart en Rotterdam a finales del año, ya teníamos algún apoyo. A principios de 2015 el proyecto recibió un premio por el guión en el Festival de Cine de Sundance. Vimos que la película crecía incluso antes de que comenzara el rodaje. […]

El país de Dostoievski, Tolstói, Diaghilev y del Teatro Bolshoy atacó algunos territorios.

M.S .: Los libros y las películas convierten cualquier país o lugar en el mapa en un cierto fenómeno que provoca empatía por parte de los intelectuales. Estos de todos modos forman la agenda de sus gobiernos a través de los medios de comunicación. Cuando comenzó la guerra, porque Ucrania no estaba cuidando de su cultura, la posición de los intelectuales en el oeste era la siguiente: el país de Dostoyevsky, Tolstoy, Diaghilev y del teatro Bolshoy atacó un cierto territorio. Yo estaba en Francia y lo vi. Hace poco le estaba explicando a un americano que Chornóbyl  no está en Rusia, y se sorprendió mucho […].

En la sociedad actual secularizada, la cultura es en cierto sentido un sustituto secular de la religión. Si el país no está haciendo una contribución cultural a la sociedad europea, es extraño contar con una respuesta emocional. Los rusos lo calcularon con mucha exactitud invirtiendo grandes cantidades de dinero en la promoción de sus artes en Europa. Por lo tanto, nuestras exportaciones culturales deben ser una cuestión de seguridad nacional. Si desea tratar con la clase europea o americana de intelectuales, necesita seguramente exportar cultura fresca. El consumidor occidental tiene que saber que el país del buen cine y literatura fue atacado por una horda bárbara.

Las fotos de este artículo fueron amablemente proporcionadas por el proyecto The Ukrainians.

Fotógrafo: Svitlana Levchenko para The Ukrainians.

Compartir en redes sociales

Twitter
Más noticias por tema