Kyiv
,

Rusia trata de exprimir a los tártaros de Crimea desde la península

Kyiv, el 12 de mayo de 2017.

Desde la anexión de Crimea las autoridades rusas han tratado de “comprar” o negociar a su manera con los líderes de los tártaros de Crimea. Pero después del fracaso en el intento de ganar su lealtad, las autoridades de la ocupación empezaron una política de intimidación y represión. Así lo declaró Mustafa Dzhemiliev, líder del pueblo tártaro de Crimea, parlamentario ucraniano y apoderado del presidente de Ucrania para los tártaros de Crimea, en una rueda de prensa en Ucrania Crisis Media Center.

Según él, las autoridades rusas crearon todas las condiciones para que el pueblo sintiera el deseo de salir de la península ahora. “Es la política dirigida a una lucha por la supervivencia de los tártaros de Crimea. Las autoridades tratan de exprimir a nuestro pueblo desde el territorio de la península. Lo mismo hicieron después de la primera ocupación en 1883”, dijo Dzhemiliev.

Crimea está de vuelta en la era soviética

En el momento de la revolución bolchevique en 1917, los tártaros de Crimea formaron el 25% de la población de la península. Aunque en 1883 el índice fue del 95%, mencionó Dzhemiliev. Los tártaros de Crimea se convirtieron en una minoría en su tierra natal. “Más tarde, en 1944, las autoridades realizaron la deportación total de los tártaros de Crimea. Las autoridades soviéticas quemaron libros, explotaron las mezquitas y pavimentaron utilizando lápidas conmemorativas. Ahora la península esta volviendo a la época soviética de los años 1937-1938: denuncias y persecución por expresar opiniones. La diferencia hoy es que sigue la actividad en las redes sociales y todos los “Me gusta” de las publicaciones”, señaló el líder de los tártaros de Crimea.

Según él, las autoridades de ocupación forzaron a unos 50.000 habitantes de Crimea a salir de la península. Alrededor de 20.000 de ellos son tártaros de Crimea. Actualmente los tártaros de Crimea representan solo el 13% de la población total de la península. En su lugar vinó gente desde Rusia. “Los cambios demográficos nos preocupan mucho. Desde Rusia han traído medio millón de personas mientras que expulsaban a los habitantes de Crimea”, contó Dzhemiliev.

Los tártaros de Crimea son marginados

Tamila Táshewa, co-fundadora de la ONG Crimea SOS, informó que en la península  la lengua ucraniana había desaparecido casi por completo. Funciona solo una escuela ucraniana. Las autoridades no cerraron las escuelas tártaras de Crimea, pero las clases se dan en ruso. Las personas pierden sus puestos de trabajo solo porque están hablando con los clientes en un “lenguaje incomprensible”.

“La primera cosa que las autoridades de ocupación hicieron fue marginar a los tártaros de Crimea del resto de la población. Hay casos donde las autoridades intentaron prohibir las oraciones de los musulmanes. Con casos así comienzan los genocidios”, afirmó Táshewa.

Nadie levantará las sanciones contra Rusia

La UE tiene que movilizarse y tomar medidas contra las violaciones de los derechos humanos en Crimea. Las sanciones en relación con la anexión de la península permanecerán en vigor hasta que Rusia siga la ocupación de Crimea, mencionó Rebecca Harms, política alemana y diputada del parlamento europeo.

“La canción “1944” de Jamala ayudó a los europeos a comprender el otro lado de la historia europea. También es una oportunidad para comprender las brutalidades con las que los tártaros de Crimea se enfrentan hoy realizadas por parte del Kremlin. En cuanto a las violaciones de los derechos humanos, la situación de hoy es peor que en todas las regiones europeas. Mientras Rusia realice la política de ocupación no levantaremos las sanciones contra Rusia. Lo mismo se refiere a la guerra en Donbás. También es necesario mejorar la situación de los desplazados internos”, sentenció Harms.

Compartir en redes sociales

Twitter
Más noticias por tema